28 abr. 2014

Libros y lanas: Día del Libro en Sevilla y marcapáginas de ganchillo

El Día del Libro fue el 23 de abril y escribo esto el 28, así que os pueden parecer noticias viejas, pero no me puedo sustraer a contarlo... Si os queréis ahorrar ese rollo e ir directamente al patrón del marcapáginas, podéis pinchar aquí.

BCGrannies y Día del Libro en Sevilla

A través de las redes sociales fui a dar con esta iniciativa de Udonwool. Para quien no lo sepa, BookCrossing es una iniciativa que trata de establecer cadenas de lectores al azar: se registra el ejemplar en la web para obtener un número de identificación y se deja el libro en alguna parte (lo que se denomina "liberarlo"), donde otra persona pueda hallarlo, leerlo y volver a ponerlo al alcance de otros. A través del número de identificación puedes acceder al diario de viaje y dejar constancia de tu experiencia. Ni que decir tiene que los más optimistas hablan de un 20% de "cazas" (personas que han entrado en la web a contar que han encontrado un libro y qué van a hacer con él), pero tras diez años dejando libros por Sevilla, mis datos son bien diferentes: ningún libro se queda allá donde lo dejamos, todos encuentran dueño, pero muy pocas personas entran a contarlo y aún menos dejan constancia de que el ejemplar siga viaje.

Puesto que hace más de un año que tengo ciento cincuenta cuadrados que esperan ser unidos para acabar una manta, la idea de unir granny squares no me seducía lo más mínimo. Si además la funda se adaptaba al tamaño del libro, sólo serviría para el libro elegido, así que preferí tejer marcapáginas: es algo que consume muy poca lana, se teje rápido, suele tener pocas piezas que unir si se llega a ese extremo y sirve para cualquier libro, se puede reutilizar. Dado que tenía dieciséis libros, tejí dieciséis marcapáginas, con la intención de dejarlos por el parque el miércoles 23 de abril, a partir de las cinco y media de la tarde. Anuncié la liberación y subí fotos, para que la gente supiera qué iba a encontrar.

Sin embargo, la jornada no empezó bien. Una compañera de trabajo me preguntó a qué hora era la liberación y se quejó de que no podría asistir porque a esa hora aún estaba currando. Cuando me ofrecí a guardarle el libro que quisiera, me dijo que ella sólo quería un marcapáginas, que los libros le daban igual. Mientras pronunciaba esa frase, hizo el gesto de sacar algo y tirar el libro. ¡Menudo desprecio hacia la iniciativa en su conjunto! Pero lo ocurrido por la tarde fue peor: una de las beceras, alguien que se supone que sabe cuál es el mecanismo de liberación, que se indigna cuando alguien nos sigue recogiendo todos los libros (las cosas que nos han pasado durante las liberaciones son como para escribir un libro), acabó sosteniendo en las manos un único libro ¡y tres marcapáginas! Si habíamos introducido un marcapáginas en cada ejemplar antes de la liberación y había tantos marcapáginas como libros, ¿cómo había acabado con tres? Cuando se lo hice notar, se cabreó.

La que acabó muy cabreada fui yo, huelga decirlo. Puedo aceptar que cualquier desconocido vaya sacando los marcapáginas y quedándoselos, porque ya nos han hecho cosas parecidas con los libros, pero si ni siquiera las personas que conocen el mecanismo de BookCrossing y comulgan con él son capaces de respetar las reglas del juego, no merece la pena trabajar en ello. Así que, en lo que a mí respecta, libros libres sí, como llevo diez años haciendo, pero ni un sólo detalle añadido más. Si he de trabajar de balde, prefiero trabajar para mí.

Gatito marcapáginas

Cuando tenga un ratito para escribir, colgaré fotos y patrones de los restantes marcapáginas. Por ahora, os dejo con este gatito marcapáginas de Justyna Kacprzak:

Debajo del cristal de la mesa, para que no se les rizase la cola.


No está tejido en espiral, sino que cada vuelta se cierra con un punto deslizado y se comienza la siguiente con dos cadenetas, que cuentan como el primer punto alto.

Cuerpo y cabeza:
1. Hacer tres cadenetas y tejer doce puntos dobles en el tercer punto desde el ganchillo (12). En mi caso, yo utilicé un anillo mágico, con tres cadenetas y once puntos altos para obtener el total de doce puntos.
2. Un aumento en cada punto de la vuelta anterior. (24) Se une con punto deslizado sobre el primer punto, para cerrar la vuelta.
3. Un aumento en el primer punto de la vuelta anterior, un aumento en el segundo punto, un punto alto sobre el tercer punto. Repetir en toda la vuelta y cerrar la vuelta  (40).
4. Empezamos la cabeza: se tejen dos cadenetas, se tejen dos aumentos en punto alto, un punto alto y dos aumentos en punto alto. Se deja el resto de la vuelta sin trabajar (10).
5. Se da la vuelta al trabajo. Se tejen dos cadenetas, un punto alto y *disminución en punto alto, un punto alto*. Lo que está entre asteriscos se teje tres veces, de modo que obtenemos un total de 8 puntos antes de girar el trabajo.(8)
6. Para hacer la primera oreja, se tejen dos cadenetas, un punto alto, dos cadenetas, un punto deslizado en el siguiente punto (así se hace la primera oreja), tres puntos bajos, un punto deslizado, dos cadenetas, un punto alto, dos cadenetas y se cierra la segunda oreja con un punto deslizado en el último punto alto de la vuelta anterior. Se cierra el tejido.

Cola:
A nueve puntos de la cabeza, se une la hebra. Se tejen 33 cadenetas (puedes tejer más o menos, según la longitud que quieras para la cola). En el cuarto punto desde el ganchillo, se teje un punto alto. A continuación, cinco puntos altos, tres puntos altos en el mismo punto y se continúa tejiendo puntos altos hasta llegar al cuerpo, donde se une la cola con un punto deslizado.

Y ya está. Es muy, muy sencillo y el resultado es muy bonito. Como yo aprieto mucho el punto, se me rizaba  la cola, así que "bloqueé" los marcapáginas dejándolos unos días bajo el cristal de la mesa de camilla.

Actualización

Uno de los libros que liberamos en el parque ha dado señales de vida, aunque nada se dice del marcapáginas. Podéis leer su periplo aquí.

2 comentarios:

  1. Vaya cara dura tu compañera. Quédate con que tu marcapaginas+libro llegó a alguien que realmente valore el gesto. Es una iniciativa muy bonita! ;p

    ResponderEliminar
  2. Hay personas que no son más cutres porque no ensayan...

    ¡Muy chulos los marcapáginas!

    ResponderEliminar