16 jul. 2018

Chal Klaziena

Bueno... Hace cuatro años que no escribo en este blog y, existiendo redes sociales como Twitter (éste es mi perfil) e Instagram (acabo de empezar con él, pero podéis verlo aquí) tampoco sé si tiene mucho sentido que lo retome a estas alturas, pero qué le vamos a hacer: se explaya una mucho más a gusto frente a un teclado que en una aplicación. No me gusta demasiado escribir en el móvil. ¡Se me cuelan muchas más faltas e incoherencias en el teclado predictivo que cuando uso todos mis dedos! Así que creo que ha llegado el momento de retomar el hábito de aburrir a la gente con mis historias.

El patrón se puede descargar de forma gratuita en Ravelry, concretamente aquí, y es cierto que está en inglés, pero abundan los diagramas y por tanto puede tejerse sin necesidad de traducción al castellano. He usado una madeja de Perlé Caricias de color crema, dos de color fucsia y alrededor de media de color morado. Siento no poder dar las referencias de los colores, pero es que no me preocupé demasiado de guardar las etiquetas. ¡No tenía previsto volver a escribir sobre mis labores! Y tras seguir los diagramas, haciendo repeticiones hasta que consideré que era lo bastante grande, quedó esto:


La pega es que tengo que esperar a que los perros no estén en casa para poder bloquear, así que transcurrió un largo mes hasta que pude ponerme a ello:


Cuando al fin se secó y pude quitarle los alfileres, quedó así:


¡La putada es que la destinataria dice que no le gusta el color crema! No obstante, creo que no me costará mucho encontrar quien lo adopte, el diseño me parece muy original y muy bonito. Además, tiene suficientes vueltas distintas para resultar muy entretenido de tejer. ¡Todo son ventajas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario